Técnicas de higiene oral

La salud bucal es muy importante. Nuestra boca es muy delicada, pero cuidarla depende de ti y es un proceso muy sencillo. Te aconsejamos una serie de técnicas de higiene oral para que no se te pase nada en tu rutina diaria:

Cepillado

Lo ideal es que te cepilles los dientes tres veces al día, tras cada comida. Si no puedes, que sea como mínimo por la mañana y por la noche. Cepilla tus dientes lentamente con movimientos cortos y suaves. Pon especial atención a encías y espacios de difícil acceso.

Cada 3 meses renueva tu cepillo. Se acumulan bacterias, los filamentos se desgastan y pierden eficacia. Existen varias técnicas para el cepillado de dientes, pero las más recomendadas son dos:

Técnica de Bass

El cepillo se coloca en un ángulo de 45 grados con respecto al eje longitudinal del diente haciendo una pequeña presión en la encía. Después, realizamos un pequeño movimiento vibratorio y a continuación un barrido en dirección contraria a la encía. Esta técnica se considera la más eficiente en odontología y es especialmente útil para prevenir enfermedades de las encías. Sin embargo, existe el peligro de dañar la encía por una presión demasiado fuerte. Se recomienda usar un cepillo de cerdas suaves.

Técnica circular o de Fones

Esta técnica consiste en limpiar la superficie exterior e interior a través de pequeños movimientos rotatorios o circulares. En el caso de la superficie interna, con el cabezal del cepillo en posición vertical y para el exterior colocando el cepillo en posición horizontal. La técnica circular está más indicada para niños.

Limpieza lingual

La lengua es una de las grandes olvidadas en la rutina de las técnicas de higiene oral. Sin embargo, es la parte de la boca donde se acumulan más bacterias. Su limpieza resulta fundamental en la prevención de enfermedades dentales.

Para la limpieza lingual puedes usar un cepillo específico o un cepillo convencional. Se trata de sacar tu lengua y arrastrar el cepillo de atrás hacia adelante hasta que desparece una capa blanquecina que cubre tu lengua (restos de comida, mucosidad, saliva y bacterias).

Hilo dental

El hilo dental es un elemento imprescindible para mantener una buena salud bucodental y muchas personas todavía no lo usan.

El espacio entre los dientes es demasiado estrecho como para poder eliminar los restos de comida y placa bacteriana con un cepillo de dientes convencional. Para terminar con estos restos hay que usar hilo dental.

La placa acumulada en los espacios interdentales, que no se elimina con cepillos ni colutorios, es la principal responsable de las caries interproximales y de la gingivitis.

Enjuague bucal

Usar colutorio es el último paso para lograr una buena higiene. Este método solo es complementario al cepillado y al uso del hilo dental; nunca los sustituye. El enjuague bucal te ayuda a mantener tus dientes y encías sanos, elimina el mal aliento, y reduce las bacterias. Es recomendable enjuagarte la boca dos veces al día. No te enjuagues la boca con agua después de usarlo, ni comas ni bebas nada media hora después.

Hay muchos colutorios comercializados, con diferentes componentes y para tratar problemas orales diferentes. Lo mejor es consultar con tu odontólogo antes de comprar. Para conseguir una boca totalmente limpia y sana debes acudir a tu dentista como mínimo una vez al año. Podrá evaluar tu salud bucal, y realizar una limpieza profesional, eliminando manchas y sarro acumulado.

En Clínica Gonzalvo te podemos ayudar a prevenir infecciones o enfermedades en la boca. Siguiendo estos sencillos consejos y técnicas de higiene oral, mantendrás sana tu boca y te evitarás muchos problemas. Contacta con nosotros para resolver cualquier duda, estaremos encantados de ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba