Síntomas de la infección dental ¿Cuándo se necesita una endodoncia

Síntomas de la infección dental: ¿Cuándo se necesita una endodoncia?

En Clínica Gonzalvo, especializados en tratamientos de endodoncia, sabemos que enfrentarse a una infección dental puede ser una experiencia abrumadora. A menudo, pacientes que sufren de infección en los dientes nos consultan sobre cuándo es necesario realizar una endodoncia. Por ello, queremos hablaros de los síntomas clave y el proceso de este tratamiento.

¿Qué es una infección dental?

Una infección dental, a menudo referida como absceso dental o flemón, es una acumulación de pus y bacterias que se forma a nivel de la raíz del diente. Esta condición puede ser el resultado de caries no tratadas, fracturas o traumatismos previos o enfermedad periodontal (piorrea).

Síntomas comunes de la infección dental

Los síntomas de una infección dental pueden variar en intensidad, pero generalmente incluyen:

  • Dolor intenso y persistente: Es el signo más evidente y puede ser agudo, punzante o constante.
  • Sensibilidad al calor y al frío: Sensación dolorosa al consumir alimentos o bebidas frías o calientes.
  • Hinchazón en la zona afectada: Puede presentarse en la encía, mejilla o cara.
  • Mal aliento o sabor desagradable en la boca: A menudo causado por la descarga de pus y bacterias.
  • Fiebre y malestar general: Indicativos de que la infección se está extendiendo.

En casos avanzados, la infección puede propagarse a otras áreas, convirtiéndose en un problema de salud de más gravedad. Por ello, es fundamental buscar atención médica inmediata si experimentas alguno de estos síntomas.

La endodoncia como solución a la infección dental

La endodoncia, comúnmente conocida como tratamiento de conductos, es un procedimiento a través del cual se elimina la pulpa infectada, se limpia y desinfecta el interior del diente y, finalmente, se sella para evitar reinfecciones. La endodoncia es una alternativa a la extracción del diente, permitiendo al paciente conservar su diente natural, y se muestra como una solución eficaz a la infección dental.

Este tratamiento es crucial cuando la infección dental ha alcanzado la pulpa dental, que es el tejido blando dentro del diente que contiene nervios y vasos sanguíneos.

Destacaremos ante todo la importancia de realizar un correcto diagnóstico, necesitando para ello pruebas radiográficas y clínicas. La endodoncia es un tratamiento predecible y eficaz cuando existe una afección pulpar siempre y cuando el diente sea restaurable posteriormente.

En algunos casos, la destrucción dental es tal, que aun realizando el tratamiento endodóntico, no es posible mantener el el diente en boca.

Sintomas de la infeccion dental ¿Cuando se necesita una endodoncia

¿Cuándo es necesaria una endodoncia?

Una endodoncia se recomienda en los siguientes casos:

  • Infección en la pulpa dental: Cuando las caries o lesiones alcanzan la pulpa, causando inflamación (pulpitis) o infección (necrosis).
  • Absceso dental: Es una acumulación de pus causada por una infección bacteriana, derivada de la muerte pulpar o necrosis pulpar.
  • Traumatismo dental: fracturas dentales que afectan a la pulpa o cuando aparecen lesiones apicales al tiempo de producirse el traumatismo. 

Determinar el momento adecuado para una endodoncia es crucial. No todos los dolores de diente requieren este tratamiento. Sin embargo, hay ciertas señales de alerta que indican que una visita al dentista es imprescindible:

  • Dolor que no cede: Un dolor constante y que no mejora con analgésicos comunes es un indicativo de que algo más serio está sucediendo.
  • Sensibilidad extrema: Si la sensibilidad al calor o al frío persiste después de que la fuente de temperatura se ha eliminado, puede ser un signo de infección profunda.
  • Cambio de color en el diente: Un diente que se oscurece puede ser una señal de que la pulpa está sufriendo un proceso de degradación o necrosis.

Ventajas de la endodoncia

La endodoncia es un tratamiento dental esencial que ofrece varias ventajas significativas para la salud bucal.

Principalmente, proporciona un alivio efectivo del dolor y la incomodidad causados por infecciones en la raíz del diente. Estas infecciones, si no se tratan, pueden ser extremadamente dolorosas y la endodoncia ofrece una solución directa para este problema.

Además, uno de los mayores beneficios de este tratamiento es la conservación del diente natural. En lugar de extraer un diente dañado, la endodoncia permite salvarlo, lo cual es crucial para mantener la alineación correcta y la funcionalidad de la dentadura. Este aspecto es especialmente importante para preservar la estética de la sonrisa y la eficiencia masticatoria.

Otra ventaja importante de la endodoncia es su capacidad para prevenir la propagación de la infección. Al tratar la causa raíz del problema, se evita que la infección se extienda a otros dientes o partes del cuerpo, protegiendo así la salud bucal y general del individuo. Este aspecto es vital para prevenir complicaciones mayores que podrían requerir tratamientos más invasivos y costosos.

Cuidados tras una endodoncia

La recuperación después de una endodoncia generalmente es rápida. Los pacientes pueden experimentar algo de sensibilidad en el área tratada durante unos días, pero esto se puede manejar fácilmente.

Tras someterse a una endodoncia, es crucial seguir una serie de cuidados para asegurar una recuperación exitosa y prevenir futuras complicaciones.

Mantener una higiene bucal adecuada es esencial; una limpieza regular y cuidadosa de los dientes y las encías ayuda a prevenir nuevas infecciones y promueve la curación. Además, se recomienda evitar masticar con el diente tratado hasta que esté completamente restaurado para no ejercer presión sobre él, lo cual podría causar daños o retrasar el proceso de curación.

Revisiones dentales tras endodoncia

Finalmente, las revisiones periódicas con el dentista son fundamentales. Con estas revisiones podremos monitorizar la evolución del tratamiento y asegurarnos de que el diente se mantiene sano. Con el seguimiento regular podremos detectar a tiempo cualquier señal de problema, lo cual es clave para abordar rápidamente cualquier complicación y mantener la salud dental a largo plazo.

Desmitificando el proceso de endodoncia

Contrario a la creencia popular, la endodoncia es un procedimiento con un alto índice de éxito y, gracias a las técnicas modernas, no es más doloroso que un empaste dental. 

Proceso de una endodoncia

El proceso incluye:

  • Evaluación y diagnóstico: Utilizando radiografías y pruebas específicas, el dentista determina la extensión de la infección.
  • Anestesia y aislamiento del diente: Se administra anestesia local para garantizar la comodidad del paciente, y el diente se aísla con un dique de goma para mantenerlo seco y limpio durante el tratamiento.
  • Eliminación de la pulpa infectada: Se accede a la pulpa a través de una pequeña apertura en la corona del diente. Con herramientas especializadas, se elimina el tejido infectado.
  • Limpieza y conformación del conducto radicular: Se limpia y da forma al conducto radicular para prepararlo para el material de obturación.
  • Sellado: Se llena el conducto radicular con un material biocompatible y se sella la apertura.

Este procedimiento no solo alivia el dolor y detiene la infección, sino que también evita la pérdida del diente, manteniendo la funcionalidad y estética de la dentadura.

¿Una vez realizada una endodoncia puedo volver a tener infección en esa pieza?

Con el paso de los años, cada vez contamos con mejores materiales e instrumentos tanto de limpieza y desinfección de los conductos como de sellado radicular, que hacen más predecibles y eficaces los tratamientos endodónticos.

Aún así, debemos tener en cuenta que existe una gran variabilidad individual en la morfología de los conductos en su parte más apical (en el tercio final de la raíz) y no podemos obviar la existencia de pequeñas ramificaciones que en ocasiones no quedan selladas por el material de obturación.

Otro factor a tener en cuenta es la existencia o aparición posterior de pequeñas fisuras que pueden filtrar bacterias al ápice (raíz) dental. Estas fisuras pueden estar causadas por traumatismos, bruxismo (apretamiento dental), etc.

Aún teniendo en cuenta esta serie de factores, la realización de un re-tratamiento endodóntico (reendodoncia) puede resultar más predecible a largo plazo que la realización sistemática de la extracción y posterior colocación de un implante dental.

Volvemos a destacar la importancia del diagnóstico individual en cada paciente y de cada caso, ya que al analizar las características funcionales, anatómicas y de la propia lesión, se aconsejará el plan de tratamiento a seguir.

Scroll al inicio
Pedir cita