< volver

Blanqueamiento dental: Presume de sonrisa

En ocasiones los dientes presentan una coloración inadecuada, más amarillenta de lo deseable, debido a multitud de motivos. La sonrisa es nuestra tarjeta de presentación. Por ello, el blanqueamiento dental se ha convertido en uno de los tratamientos más demandados. Consulta a tu dentista de confianza.

El blanqueamiento dental es un tratamiento de odontología estética que tiene por objetivo eliminar las manchas dentales y hacer que la dentición adquiera una tonalidad más blanca y brillante.

Es de vital importancia que los dentistas estén capacitados para el manejo de los agentes blanqueadores, siguiendo un protocolo adecuado de diagnóstico, planificación del procedimiento y mantenimiento de los resultados.

Es habitual que los dientes se oscurezcan o amarilleen por la edad, y por el consumo de ciertos productos que pueden provocar alteraciones en la tinción dental (café, té), el tabaco, la ingesta de ciertos medicamentos o seguir una inadecuada higiene oral.


Tipos de blanqueamiento dental

La clasificación del blanqueamiento dental depende del diente al que se le aplica el procedimiento.

Blanqueamiento en dientes vitales

Este tipo de blanqueamiento puede ser de dos tipos:

  • En la consulta odontológica. Se lleva a cabo en la clínica dental mediante la aplicación de un agente blanqueador a base de peróxido de hidrógeno al 35%, pudiendo ser este activado por una fuente de luz. Es necesario realizar previamente una profilaxis adecuada y revisar que la cavidad oral está sana. Después, se aísla la zona a tratar, evitando el contacto del agente blanqueador con los tejidos periodontales. Posteriormente se añade el agente blanqueador.
  • Ambulatorio bajo supervisión del dentista. La concentración de perióxido de carbamina es del 10%. Se realiza en el domicilio del paciente, bajo las indicaciones del dentista. También se realiza antes del tratamiento una profilaxis y una revisión oral. Se elabora una férula a medida para el paciente en la que se aplicará el agente blanqueador.

Blanqueamiento en dientes no vitales

Esta decoloración suele deberse a la presencia de productos hemáticos o bacterianos dentro de los conductos (necrosis pulpar). Consiste en la eliminación los agentes decolorantes y tejido necrótico. Se realiza en la consulta y existen dos técnicas:

  • Se activa la mezcla de perborato de sodio con peróxido de hidrógeno al 35% a través de un instrumento caliente. El resultado se observa al instante.
  • Se aplica la mezcla realizada con perborato de sodio y peróxido de hidrógeno al 35%. Se lleva a la cavidad de la cámara pulpar y se coloca una obturación temporal en la superficie. Es un proceso más prolongado.

También se puede llevar a cabo una combinación de ambas técnicas.


Riesgos del blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental no es doloroso, pero entre los posibles riesgos del blanqueamiento dental se encuentran las reabsorciones cervicales, la sensibilidad gingival y la sensibilidad dentaria postoperatoria. Esta sensibilidad irá desapareciendo en las 72 horas posteriores al tratamiento.

Para reducir potencialmente los efectos adversos, es necesario cumplir con las medidas de seguridad biológicas necesarias, utilizando las concentraciones apropiadas según cada técnica y siguiendo los tiempos de exposición adecuados.


¿Cómo cuidar tus dientes después del blanqueamiento?

Es importante saber que después de someterte a un blanqueamiento dental, tendrás que seguir una ‘dieta blanca’ durante 10-15 días, incluso hasta un mes. Debes evitar alimentos y bebidas con muchos pigmentos o colorantes como: el tomate, la zanahoria, los frutos rojos, las salsas, el chocolate, el vinagre balsámico, el vino tinto, el té, el café y las bebidas carbonatadas tipo Coca-Cola.

Además, tampoco se debe fumar durante este periodo, para que el tratamiento consiga los resultados deseados.

¡No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier ayuda que necesites!