La importancia de un buen control radiográfico en el diagnóstico de caries

La radiografía dental ayuda a diagnosticar enfermedades y lesiones dentales que en una exploración clínica no son visibles

Nos pueden revelar:

  • Infecciones (Abscesos o quistes)
  • Pérdida de hueso
  • Tumores
  • Anomalías del desarrollo
  • Caries dentales interproximales o zonas no visibles
  • Fracturas
  • Cálculo subgingival

Hoy nos centraremos en las lesiones de caries, ya que son el problema que con mayor frecuencia tratamos en la consulta.

Un elevado porcentaje d no las detectaríamos si no realizáramos radiografías.

¿Resulta útil cualquier tipo de Radiografía?

No. Las idóneas para la detección de caries son las radiografías periapicales o las de “aleta de mordida”. Son radiografías que nos muestran con gran detalle las coronas y raíces de los dientes.

La ortopantomografía (radiografía de toda la boca) nos ayudará a determinar el nivel óseo general, presencia de muelas del juicio, lesiones en las raíces de los dientes, etc.

Si no se realiza un control periódico, las caries incipientes (iniciales) van avanzando y pueden llegar al nervio del diente.

¿Cómo diferenciamos caries en una radiografía?

La desmineralización y destrucción de las capas del diente se ve de forma radiolúcida (como una mancha negra alrededor del diente).

En la consulta realizamos controles periódicos. Cada 6-9-12 meses, dependiendo del riesgo de caries del paciente, la presencia de múltiples reconstrucciones interproximales (interdentales), etc.

En la radiografía se aprecia una caries debajo de un empaste antiguo. Es importante tener en cuenta que el diagnóstico temprano de las caries, repercutirán en un mejor pronóstico del diente.

En obturaciones (empastes) antiguos, controlaremos que los márgenes de las restauraciones estén correctos, ya que en la resina (material del empaste) no se producirán caries, pero en el diente de alrededor sí pueden aparecer.

¿Cómo podemos prevenir las caries interproximales?

Las caries interproximales (entre diente y diente) podemos prevenirlas utilizando seda dental después del cepillado.

Normalmente se forman por la acumulación de restos de alimentos entre dientes que, después de las comidas, no retiramos de forma adecuada. Esa acumulación es la que provoca los ácidos y la proliferación bacteriana que resultará en un proceso de caries.

En la Clínica Gonzalvo somos expertos en garantizar una plena salud bucodental, cuando nos visites, uno de nuestros especialistas valorará tu situación mediante un análisis detallado, además de ofrecerte las pautas necesarias para que lleves a cabo hábitos saludables para tus encías y dientes.

Más información sobre Clínica Dental Gonzalvo en:

Clínica Gonzalvo. Calle Sanclemente 15-1º, Oficina 6.

De lunes a viernes, de 09 a 19:30h

Pide tu cita: 976 795 785

•  •  •

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba