Todo lo que debes saber sobre los dientes de leche

El nacimiento de los dientes de leche es un proceso fundamental en el desarrollo de un niño. No es solo necesario saber cuándo suelen salir, sino también cuándo se caen. De esta forma, se podrá valorar si existe alguna anomalía y poner solución. Si al tener un bebé te han surgido dudas sobre los dientes de leche, en este post te contamos la importancia que tienen, los datos que debes conocer y las claves para cuidarlos y mantenerlos sanos.

Dientes de leche - Clínica dental Gonzalo


La importancia de los dientes de leche en los niños

Estas piezas dentales son también conocidas como dientes temporales. Permanecen hasta que aparecen los dientes definitivos. Son imprescindibles para que los niños aprendan a masticar de manera correcta. Asimismo, su presencia fortalece la mandíbula y son indispensables para que hablen adecuadamente.


Síntomas que indican que están a punto de salir

Algunas de las señales que nos alertan de la salida de los dientes de leche son las molestias y el dolor que sienten los niños en la boca. Durante este proceso, se muestran inapetentes, incómodos e irritables la mayor parte del día.

Para aliviar el dolor, desde la Clínica Dental Gonzalo os recomendamos adquirir mordedores. Gracias a estos, las molestias se reducirán sin dañar las encías.

Además, cuando los dientes están a punto de brotar, es probable que también aparezca fiebre, inflamación en las encías, así como enrojecimiento de las mismas.


¿En qué momento salen los dientes de leche?

Por lo general, el proceso de dentición en la infancia empieza a partir del cuarto mes de vida. No obstante, es cierto que no es hasta el sexto u octavo mes cuando comienzan a erupcionar los primeros dientes de leche.

Por otro lado, cuando la dentición es precoz, puede salir alguna pieza dental en torno a los 3 meses. Y, por el contrario, si la dentición es tardía, puede que hasta el año de vida del bebé no muestre ningún diente. En la mayoría de los casos, un niño con 3 años ya cuenta con los 20 dientes de leche. Sin embargo, recuerda que cada bebé lleva su ritmo de desarrollo. Por eso, no te preocupes si este proceso se alarga durante más tiempo.

Dientes de leche - Clínica dental Gonzalo       Dientes de leche - Clínica dental Gonzalo

Dientes de leche - Clínica dental Gonzalo


¿Cuándo comienzan a caerse?

Normalmente, los dientes inferiores son los primeros en salir, por lo que también son los primeros en caerse, alrededor de los 5 y los 6 años. Entre los inferiores se encuentran los incisivos centrales y los laterales.

En cuanto a los molares posteriores, será en torno a los 10 y 12 años cuando empiecen a caerse.


¿Por qué algunos dientes de leche no crecen rectos?

Existen 3 causas que favorecen el crecimiento de los dientes de leche torcidos:

  1. Cuestión hereditaria. Algunos niños heredan de uno de sus progenitores una mandíbula de reducidas dimensiones, y del otro, unos dientes grandes. Si ocurre esto, los dientes no encajarán bien y tenderán a torcerse por falta de espacio.
  2. Motivos congénitos. Puede darse durante el embarazo y afectar al desarrollo del feto o surgir en el parto.
  3. Malos hábitos. Respirar por la boca, chuparse el dedo o apretar los dientes son algunas de las malas prácticas que pueden hacer que los dientes de leche de un niño no crezcan rectos.

En cualquiera de los casos, desde la Clínica Dental Gonzalvo os invitamos a que realicéis una primera revisión para observar que la mandíbula, el paladar y los huesos se están desarrollando de forma adecuada y poner solución si es necesario.

Tras la valoración y el estudio del sistema estomatognático, uno de nuestros expertos en ortodoncia infantil decidirá si el niño necesita un tratamiento de ortodoncia para corregir desviaciones tempranas.

Dientes de leche - Clínica dental Gonzalo


Consejos para cuidar los dientes de leche 

La higiene dental de los niños debe convertirse en un hecho rutinario. De este modo se conseguirá mantener los dientes en buen estado. Para ello bastará con enseñar a los más pequeños a cepillarse los dientes después de las comidas usando un cepillo suave y de tamaño infantil. 

A esta rutina es muy aconsejable añadir colutorios infantiles o con bajo contenido en flúor, así como el uso de hilo dental por las nochesincidiendo en los molares, siendo esta la zona más propensa para la aparición de caries.

Además de esto, es importante concienciar a los niños de que se debe mantener una dieta sana y equilibrada, evitando el consumo excesivo de alimentos y bebidas azucaradas.

Las caries pueden producirse desde el mismo instante en que surgen los primeros dientes en la boca. Una limpieza bucal insuficiente y una alimentación inadecuada son los principales impulsores de las caries.

Según la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), hasta el primer año de edad, basta con limpiar los dientes con una pequeña gasa o un cepillo pequeño. Con un poco de pasta, una cantidad equivalente a un grano de arroz, que contenga algo de flúor.

Para niños de 2 a 6 años, se aumenta un poco la cantidad de pasta, siendo aconsejable el uso de un cepillo de cabezal pequeño y cerdas suaves. Hasta los 7 años, los padres deben ayudar a sus hijos a lavarse los dientes, pasándoles el cepillo con mucha delicadeza después de cada comida.

Sobre todo, los padres tienen que evitar que el niño trague la pasta de dientes. Ya que, no escupir y tragarse la pasta con los dientes de leche, puede provocar manchitas blancas en los dientes permanentes, llamadas fluorosis dental.

Consejos para prevenir las caries

Además de cepillarse los dientes dos veces al día con una pasta de dientes con flúor, sobre todo una vez antes de dormir, hay otros consejos útiles para prevenir las caries:

  • Guardar los dulces, como chuches y caramelos, y las bebidas azucaradas como refrescos o zumos para ocasiones especiales.
  • No abusar de pan, pizzas y pasta. Harinas que, al descomponerse, generan ácido que afecta a las estructuras dentales.
  • Limitar picar entre comidas. Reduce el número de ataques de ácido y los dientes pueden repararse.
  • Ingerir alimentos crudos y ricos en fibra: zanahorias, manzanas, pan integral…Requieren una masticación enérgica que favorece la secreción salival, con una acción de autolimpieza.
  • No comer nada con azúcar después de cepillarse los dientes a la hora de dormir. El flujo de saliva disminuye durante el sueño.
  • Visite al dentista de manera regular

Dientes de leche - Clínica dental Gonzalo


Más información sobre Clínica Dental Gonzalvo en:

Clínica Gonzalvo. Calle Sanclemente 15-1º, Oficina 6.

De lunes a viernes, de 09 a 19:30h

Pide tu cita: 976 795 785

•  •  •

«Si lo puedes soñar, lo puedes hacer»

50 Aniversario Clínica Gonzalvo Zaragoza

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba