Las mejores soluciones para corregir tu mordida

Las mejores soluciones para corregir tu mordida

Una sonrisa no sólo aumenta su confianza, sino que puede mejorar notablemente su calidad de vida. Sin embargo, los problemas dentales que afectan a la alineación de la mandíbula y los dientes pueden hacer que te sientas acomplejado y desanimado.

Una mala mordida es uno de esos problemas dentales, aunque afortunadamente se puede tratar. A continuación analizamos las causas y los métodos de corrección del prognatismo.

¿Qué es una mala mordida? 

La mala mordida es una desalineación de la mandíbula que hace que los dientes inferiores sobresalgan de los superiores. También conocida como maloclusión de clase III o mordida invertida, la submordida afecta sólo al 5% o al 10% de la población, a diferencia de la mordida protrusiva, más común, que se denomina coloquialmente sobremordida. Su gravedad varía desde los casos leves, casi imperceptibles, hasta los casos graves, en los que el maxilar inferior sobresale mucho más que el superior.

Aunque es posible vivir con una mala mordida, los casos más graves pueden provocar problemas más graves. Entre ellos están las dificultades para hablar, morder y masticar, el dolor y las molestias en la boca y la mandíbula y el desgaste excesivo de los dientes. Algunos prognatismos pueden dañar el esmalte de los dientes y aumentar la probabilidad de que se produzcan astillas y roturas de los dientes delanteros.

¿La buena noticia? El tratamiento de ortodoncia para corregir una mala mordida y es muy eficaz y, en muchos casos, la dentadura pueden arreglarse sin necesidad de cirugía.

Causas de una mala mordida

Las causas de una mala mordida varían y pueden ser:

  • La genética. ¿Sabía que la mala mordida se hereda con mayor frecuencia? La genética ayuda a determinar la forma y el tamaño de los dientes y la mandíbula, lo que significa que es probable que los dientes apilados o la mandíbula desalineada se hereden de otros miembros de la familia. Si tu mala mordida se debe a la genética, la prevención no suele ser posible.
  • Lesiones. Las lesiones faciales graves pueden causar daños duraderos en la mandíbula. Aunque es posible reparar quirúrgicamente los huesos de la mandíbula rotos, los dientes no siempre se alinean después de la cirugía. Esto puede dar lugar a una submordida.
  • Tumores. Aunque es poco frecuente, los tumores de la boca o de la mandíbula pueden provocar una submordida al afectar al crecimiento o a la alineación de la mandíbula.

¿Cuáles son los tratamientos disponibles para la mordida?

El tratamiento variará en función de la mordida abierta leve, moderada o severa y generalmente incluye lo siguiente:

Brackets:

Los brackets son uno de los métodos más antiguos utilizados para tratar varios tipos de maloclusión, incluyendo las mordidas abiertas. Empujan suavemente los dientes en la posición correcta con el tiempo son muy fiables y eficaces.

Alineadores transparentes:

También conocidos como aparatos invisibles, los alineadores transparentes son la forma más conveniente, libre de problemas y cómoda de tratar las mordidas abiertas. También son extraíbles, fáciles de usar y ofrecen resultados rápidos.

Los pacientes reciben una serie de alineadores que deben llevar durante un periodo de tiempo determinado. Los alineadores se fabrican a medida en función de la gravedad de la maloclusión que se tenga. Algunas mordeduras abiertas pueden requerir elásticos con alineadores transparentes para obtener resultados excepcionalmente eficaces.

2 1

El dentista puede fijar en los dientes unos diminutos aditamentos en forma de botón del color del diente. Éstos ayudan a los alineadores a realizar un rápido movimiento de los dientes. Son imperceptibles, lo que hace que los alineadores sean la opción preferida por los adultos y los profesionales que trabajan.

Extracción de dientes:

Cuando sea apropiado, la extracción de dientes cuidadosamente seleccionados puede ayudar a corregir el prognatismo en casos leves o moderados.

Cirugía oral:

La cirugía oral es esencial sólo para casos severos de mordidas abiertas. Este método sólo es necesario cuando el caso es muy complicado, poco frecuente y no puede tratarse sólo con la intervención de ortodoncia.

Una de las claves para solucionar los problemas de mordida es un diagnóstico precoz por parte de un ortodoncista especializado. Como dice el refrán, es mejor prevenir que curar, y en la salud dental no es una excepción.

Scroll al inicio
Pedir cita